downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Opinión

[COLUMNA] Empleo: Cuando las ayudas se acaben

ComunidadMujer FOTO-COLUMNA-ALE-10.09 Mujer y trabajo Noticias Noticias destacadas Opinión

Por Alejandra Sepúlveda Peñaranda, presidenta ejecutiva de ComunidadMujer.

Un reciente estudio del Observatorio Laboral del Sence mostró que, hasta julio, las vacantes de trabajo superan en un 80% las de marzo del 2020, pero el número de personas que quieren acceder a un empleo es un 60% más bajo. Una paradoja.

¿La economía está creciendo, pero el repunte del mercado laboral no se consolida porque no hay suficientes postulantes activos? Un fenómeno atípico que podría deberse, según analistas, al temor persistente al contagio de Covid 19, pese a la exitosa campaña de vacunación; al lento regreso a las clases presenciales de los colegios; los retiros de los fondos de pensiones y las transferencias monetarias desde el Estado.

Estamos ante el mejor escenario de la pandemia, pero persiste la preocupación por los contagios. Se valora, entonces, la autorización del ISP para vacunar a niños/as desde los 6 años. Esto debería motivar el necesario retorno, seguro, bien comunicado y confiado, a los colegios. Porque solo un 27% de las y los estudiantes matriculados asistió presencialmente a clases al menos una vez a la semana -entre el 9 y 13 de agosto-, en el 80% de los colegios que abrió sus puertas tras vacaciones de invierno (UC y CIAE U. de Chile).

En tanto, a un mes de que el gobierno anunciara la extensión hasta noviembre del Ingreso Familiar de Emergencia para todas las familias del RSH y la creación del Ingreso Laboral de Emergencia, las cifras de inactividad siguen siendo altas: 2 millones 541 mil hombres y 4 millones 434 mil mujeres (Sence).

Al revisar las razones que esgrimen para no participar del mercado laboral, antes y durante la pandemia, se ve que las responsabilidades familiares son especialmente relevantes para las mujeres y presentan fluctuaciones anuales mínimas (36% en 2019; 34,6% en 2020; y 37,3% en 2021). Mientras que para los hombres influyen muy poco en la decisión de no participar del mercado laboral (2,2% en 2019; 7% en 2020; y 5% en 2021).

Cuando las ayudas fiscales lleguen a su fin nos preguntaremos ¿Qué hicimos para pasar de la mirada corta a la larga? ¿Cómo impulsamos medidas sustentables para que las y los trabajadores que perderán los beneficios encuentren en el mercado laboral la posibilidad de ganar más, aumentar su productividad, reconvertirse, acogerse al teletrabajo en condiciones de seguridad y salud, en suma, con empleos de calidad?

¿Qué habremos hecho para traer decididamente de regreso a las mujeres al mercado laboral? Ni siquiera se han seguido debatiendo en el Congreso las reformas al Código del Trabajo para quitar de las mujeres el costo de la maternidad, como es la ley de sala cuna.
Seguimos entrampados en la discusión del cuarto retiro, pero no empezamos a abordar qué pasará en enero, cuando se acaben las ayudas, no haya fondos de pensiones a los que echar mano y disminuyan ostensiblemente los ingresos de quienes legítimamente aspiran a cubrir sus necesidades mes a mes. Este no puede ser solo un problema para traspasar al gobierno que llegue. Es una decisión de Estado para resolver hoy.

Columna publicada el viernes 10 de septiembre de 2021 en La Tercera