downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Noticias

ComunidadMujer presenta su última investigación “Informe GET 2018: Género, Educación y Trabajo. Avances, contrastes y retos de tres generaciones”

ComunidadMujer get Género y educación Institucionales Mujer y trabajo Noticias Noticias destacadas
  • ComunidadMujer presentó este miércoles 17 su última investigación, un estudio pseudo longitudinal que observa las trayectorias de vida de hombres y mujeres para una serie de variables vinculadas con educación y trabajo. En este, se puede ver cómo han evolucionado las brechas de género a medida que envejecemos y a través de las distintas generaciones.
  • “Lo más llamativo de este Informe GET es que, si bien las vidas de mujeres y hombres son interdependientes, mientras una mitad se modificó profundamente, la otra no acusa mayores cambios. Las vidas de abuelos, padres y nietos no difieren mucho. Las mujeres ingresaron masivamente al espacio laboral, pero los hombres no llenaron con el mismo entusiasmo el espacio doméstico que se abrió”, señaló Mercedes Ducci, presidenta de ComunidadMujer.

Este miércoles ComunidadMujer presentó su más reciente investigación, la segunda edición del Informe GET, titulado “Género, Educación y Trabajo: Avances, contrastes y retos de tres generaciones”.

Se trata de un informe inédito en Chile que, a través de un pseudo panel, observa las trayectorias de vida de hombres y mujeres para una serie de variables vinculadas con educación y trabajo. El resultado es una nueva mirada sobre la manera en que se desarrollan las trayectorias de vida de hombres y mujeres según la generación a la que pertenecen y la edad que tienen.

A través del procesamiento de cientos de datos, el Informe GET 2018, que cuenta con el apoyo de BHP, pone el foco en la realidad de mujeres y hombres de tres generaciones, categorizadas en el estudio como la de las “abuelas y abuelos” (nacidos entre 1940 y 1944); de las “madres y padres” (1960-1964); y de las “nietas y nietos” (1980-1984).

Veinte años separan a cada generación de la siguiente, lo que da cuenta de la evolución social, legal y cultural que ha tenido la construcción de género en nuestro país. El estudio revisa la experiencia de estas tres generaciones en cuatro ámbitos: Educación, Inactividad, Participación Laboral e Ingresos y Pensiones. Se identificaron avances alentadores en las últimas décadas, pero también desafíos importantes.

Participaron de la actividad el ministro del Trabajo y Previsión Social, Nicolás Monckeberg Díaz, la presidenta de ComunidadMujer, Mercedes Ducci Budge, junto a autoridades, líderes de opinión y empresariales, académicas/os, representantes de organismos internacionales y de la sociedad civil, entre otros. Los principales hallazgos de la investigación fueron presentados por la directora de Estudios de ComunidadMujer, Paula Poblete Maureira.

El informe fue comentado -en un panel liderado por la directora ejecutiva de ComunidadMujer, Alejandra Sepúlveda- por Dante Contreras (académico Universidad de Chile, Director COES); Carolina Goic (senadora, presidenta Comisión Trabajo y Previsión Social); Karin Luck (diputada, integrante Comisión Mujeres y Equidad de Género); Jaime Bellolio (diputado, integrante Comisión Educación); Ximena Órdenes (senadora, integrante Comisión Especial de Zonas Extremas y Territoriales Especiales); y Francisco Aguayo (director EME, Masculinidades y Equidad de Género).

Cabe destacar que en 2016 ComunidadMujer publicó su primer “Informe GET (Género, Educación y Trabajo. La Brecha persistente. Primer estudio sobre la desigualdad de género en el ciclo de vida. Una revisión de los últimos 25 años)”. Dicho estudio permitió mostrar cómo, a medida que avanzan en su ciclo de vida, las mujeres quedan en desventaja y, además, se lograron identificar los principales obstáculos que siguen impidiendo que hombres y mujeres se desarrollen en igualdad de oportunidades.
ComunidadMujer 44479456375_4e5d4ccc5c_z Género y educación Institucionales Mujer y trabajo Noticias Noticias destacadas

Principales hallazgos del Informe GET 2018
La vida de las mujeres cambia de una generación a otra; la de los hombres no:

En Educación eso se refleja en el hecho que el aumento del promedio de años de escolaridad que se registró en las últimas décadas fue mucho más acentuado en las mujeres, particularmente entre las más jóvenes. Las “nietas” no solo están más insertas en el sistema educacional que sus “madres” y “abuelas”, sino que además constituyen la única generación (junto con sus contemporáneos hombres) que supera los 12 años promedio de escolaridad.

Por otro lado, el Informe GET 2018 muestra que mientras el nivel de educación de los hombres no influye mucho en su participación laboral, para las mujeres es un factor determinante. Las que tiene más educación tienen salarios considerablemente más altos y participan dos veces más que las menos educadas en el mercado laboral.

En tanto, la participación de los hombres no ha cambiado sustancialmente entre una generación y otra, el salto de las mujeres ha sido gigantesco. Las “nietas” son la primera generación con cifras que superan el 45% en todos los rangos de edad y entre los 31 y 35 años alcanzan un 70%, es decir 30 puntos porcentuales más que la generación de sus “madres” en ese mismo tramo etario.

“Lo más llamativo de este Informe GET es, justamente, que, si bien las vidas de mujeres y hombres son interdependientes, mientras una mitad se modificó profundamente, la otra no acusa mayores cambios. Las vidas de abuelos, padres y nietos no difieren mucho. Las mujeres ingresaron masivamente al espacio laboral, pero los hombres no llenaron con el mismo entusiasmo el espacio doméstico que se abrió”, señaló Mercedes Ducci, presidenta de ComunidadMujer.

Brecha de sueldo y corresponsabilidad, la deuda pendiente:
El GET 2018 muestra que, de generación en generación, la brecha salarial es menor. Sin embargo, también confirma lo que decía el anterior, es decir, que la brecha de salarios que castiga a las mujeres aumenta entre el inicio de su vida activa y el momento en que cumplen 50 años, aunque se reduce entre los 50 y los 60 años. A su vez, mientras más educación tienen las mujeres, mayor la brecha salarial.

Las mujeres que viven fuera de la Región Metropolitana, tienen sueldos inferiores a los de sus pares de la RM y una participación laboral menos alta que ellas, sea cual sea la generación a la que pertenecen.

Aunque el porcentaje de mujeres inactivas se ha reducido en los últimos 25 años, las que no tienen trabajo remunerado siguen atribuyéndolo principalmente al mismo motivo: las tareas domésticas y las responsabilidades de cuidado familiar (un 54,7% de las mujeres adultas dice no trabajar remuneradamente por esta razón). A su vez, las mujeres tienen muchas más probabilidades de ser NINIs que sus pares hombres (dos veces más entre las más jóvenes y cuatro veces más entre las mujeres adultas).

En este contexto Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer, señaló: “El Informe GET 2018 identifica la barrera más relevante para el acceso y permanencia en el trabajo remunerado: el cuidado. Así, sin mayores matices, abuelas, madres y nietas reconocen en la crianza y quehaceres de la casa el principal motivo para no ingresar al mercado laboral”.

Este informe busca ser una contribución para avanzar en esas discusiones, entregando una mirada detallada sobre los cambios ocurridos y los que aún deben ocurrir. “Hemos avanzado mucho, pero es imperativo apurar el ritmo. La plena participación femenina no solo beneficia a las mujeres, sino a la sociedad entera. Este estudio será un insumo poderoso para orientar el rumbo de las políticas que necesitamos urgentemente implementar”, finalizó Mercedes Ducci.

Mia Gous, gerente general Minera Spence, BHP -empresa que apoyó la realización del GET-, sostuvo: “Para BHP, como parte de nuestra política de Inclusión y Diversidad que aspira a una meta de igualdad de género al 2025, es importante apoyar este tipo de iniciativas orientadas a impulsar cambios concretos para acortar la brecha entre hombres y mujeres en temas como el acceso a la educación, las oportunidades laborales y un salario justo, entre muchos otros desafíos que enfrentamos como sociedad”.