downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Opinión

Columna: #LasNiñasPueden, el libro

ComunidadMujer libro1 Género y educación Género y educación Institucionales Liderazgo Noticias Noticias destacadas Opinión

Por Milena Vodanovic, editora general libro #LasNiñasPueden, consejera de ComunidadMujer

Es un regalo para cada una de nosotras y un buen libro para obsequiar a las mujeres y a los hombres que queremos; para abrirnos y abrir los ojos, para entender que estamos muy lejos de una igualdad que quisiéramos tener y que en ello hay injusticia (…)

ComunidadMujer cumple 15 años y con motivo de su aniversario acaba de hacernos un regalo a todas las chilenas, el libro #LasNiñasPueden, que tuve el privilegio de editar junto a Agencia Felicidad, y que en 360 páginas presenta una precisa, fuerte, vital y variopinta radiografía de la situación de las mujeres en Chile hoy en materia de igualdad de género.

Es un regalo para cada una de nosotras y un buen libro para obsequiar a nuestra vez a las mujeres y a los hombres que queremos; para abrirnos y abrir los ojos, para entender que estamos muy lejos de una igualdad que quisiéramos tener y que en ello hay injusticia, resabios pegados como mono porfiado de un tipo de sociedad que vamos abandonando a pasos acelerados y patrones culturales machistas demasiado anclados como para incluso ser capaces de identificarlos de buenas a primeras.

ComunidadMujer se ha ganado un prestigio registrando, construyendo y actualizando los datos de la marginación, así como también levantando hipótesis que los explican y proponiendo medidas y políticas públicas para revertirlos.

Construido en torno al ciclo vital de las mujeres -nacer, crecer, trabajar, liderar, envejecer- el libro toma estos datos y los entrega en un formato amigable con el lector. Son cifras clarísimas que golpean la razón y no dejan lugar a interpretaciones: Las niñas de entre 5 y 17 años invierten casi un 50% más hora que los niños en tareas domésticas; sólo un 9,1 por ciento de las mujeres que accedieron a la educación superior en 2017 se matricularon en carreras tecnológicas; a mismo trabajo, las mujeres ganan 31,7% menos que los hombres; el 70 por ciento de las pensionadas por vejez recibe un monto inferior a la línea de pobreza, y así. Ejemplos hay muchísimos.

Leerlos da rabia. Da pena. Pero también el libro entrega fuerza y esperanza al ver la unicidad de mirada y el fuerte deseo de terminar de una vez con las irritantes inequidades que nos acompañan como sombra, en el coro de un centenar de mujeres de las más diversas tendencias, orígenes y actividades que ya sea entrevistadas, escribiendo columnas o formando parte de historias humanas, entregan acá sus experiencias y reflexiones.

Entrevistadas están Michele Bachelet, Carla Cordua, Ana María Stuven, Alejandra Mustakis, Carmen Romero y Nicole Neheme, por nombrar algunas; escriben Isabel Behnke, Sonia Montecino, Esperanza Cueto, directoras de empresas, políticas, empresarias, académicas. Hay historias de mujeres campesinas, pobladoras, científicas, emprendedoras, nonagenarias pioneras y jóvenes luchadoras.

Soy de las que alguna vez dije esa tonta frase: “no soy feminista, pero…”, como si ser feminista implicase andar mal depilada y con bigotes rumiando una amargura de mina latera. Había que cuidarse de ser “feminista”. Era algo extremo, peligroso, feo, incluso.

Tras editar este libro me declaro feminista con orgullo y vocación y me encantaría que algo parecido les ocurriese a quienes atraviesen sus páginas. Es importante hacer conciencia y comprender. Estos no son alegatos absurdos ni miradas sesgadas. Se trata de la mitad de la población exigiendo su derecho a ser tratada como igual.

A veces olvidamos que de eso también se trata ser mujer en los tiempos actuales. Podemos enredarnos en esta avalancha consumista que quiere dejarnos conformes con darnos “un día de la madre” para que nos regalen botas o un chaleco. Qué vergüenza. No hay que dejar de susurrar al oído, como hace insistentemente Comunidad Mujer y como han hecho también por décadas algunas revistas valientes, como Paula: “Oye, esto es más que ser mamá, que ser linda, que cocinar rico y usar la ropa de moda”. Esas son tonterías. Puede ser entretenido, claro. Pero eso no es ser mujer. Eso no es lo que importa de verdad. Que nunca se te olvide.

Columna publicada en Revista Paula, el 18 de mayo de 2018.