downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Noticias

Columna: Normas de la SVS y diversidad de género

ComunidadMujer columna-svs Empresas y emprendimiento Institucionales Institucionales Mujer y trabajo Mujer y trabajo Noticias Noticias destacadas

Por Paula Poblete, Directora de Estudios de ComunidadMujer

Esperamos que el mercado de valores chileno sea proactivo en el cumplimiento de estas normas. Es la fórmula para no perder competitividad y alinearnos con la tendencia mundial, donde el balance de género en la toma de decisiones es clave.

Recientemente la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) emitió las nuevas normas que buscan mejorar la información que entregan las sociedades anónimas abiertas en materia de gobierno corporativo e incorporar la difusión de prácticas relacionadas con responsabilidad social y desarrollo sostenible.

Tras un proceso inédito de recepción de comentarios y mesas consultivas, entre marzo y abril, en el que participamos activamente como institución, se arribó a un renovado marco regulatorio con enfoque de género. Además del lenguaje inclusivo, entre las modificaciones de mayor interés para las chilenas, están las relacionadas con el tan esperado fomento de la adopción de políticas en materia de diversidad en la composición del directorio y en la designación de las/os ejecutivos principales de la sociedad (parte de la Norma N°385 que deroga la N°341).

Por otro lado, dentro de la Norma N°386 (ex N°30) se avanza al incorporar en la memoria anual de cada sociedad, la diversidad en el directorio (género, nacionalidad, edad y antigüedad), en la gerencia general y demás gerencias que reportan a esa gerencia o al directorio, y en la organización (trabajadores/as). Se suma a ello la información sobre brecha salarial por género (según tipo de cargo, responsabilidad y función desempeñada).

Sabemos que estos datos harán visible la disparidad de género en cuanto a número, incidencia y salarios al interior de las sociedades. Confiamos en que ello contribuirá a propiciar la inclusión de más mujeres, sobre todo en los cargos de alta dirección, corroborando que es un buen negocio para la organización y el desarrollo del país.

Aunque la adopción de estas prácticas no es obligatoria, la SVS busca que se generen incentivos para que los inversionistas tomen sus decisiones privilegiando aquellas sociedades en que sus intereses estén mejor resguardados. Es lo que en el mundo se conoce como “Comply or Explain” y que, de no funcionar, al menos en materia de género en muchos países ha derivado en otras medidas de acción afirmativa como cuotas u otras menos “voluntarias” pero más efectivas a la luz de la evidencia internacional.

Esperamos que el mercado de valores chileno sea proactivo en el cumplimiento de estas normas. Es la fórmula para no perder competitividad y alinearnos con la tendencia mundial, donde el balance de género en la toma de decisiones es clave para avanzar en el desarrollo sustentable y responsabilidad social empresarial.

*Columna publicada en Pulso, el martes 23 de junio de 2015