downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Noticias

Elena Serrano: Gringas victoriosas

ComunidadMujer Captura-de-pantalla-2018-11-12-a-las-23.51.45-746x373

Fuente: El Líbero

La historia es nuestra y la hacen los pueblos, dijo un famoso político. Luego de las bulladas  elecciones en Estados Unidos, hoy podemos decir con toda propiedad: la historia es nuestra y la hacen las mujeres.

Por Elena Serrano

La noche del 6 de noviembre, estado tras estado, distrito tras distrito arrojaban números en las pantallas. Se perfilaba la noticia. Más de 100 mujeres elegidas a la Cámara de Representantes. De todos los colores, razas, religiones, preferencia sexual, profesión, estado civil. Como Ilhan Omar, primera mujer musulmana elegida como congresista, quien llegó de Etiopía a los 14 años. Cuentan que esa noche, al conocer su triunfo, entró bailando al escenario. “La oportunidad de estar aquí, de participar en esta democracia, me ha dado ganas de bailar… invito a los habitantes de esta distrito a sentir la alegría que esto significa”.

Hay tantas historias como mujeres ganadoras: la veterana de la Fuerza Aérea y madre de cuatro hijos en Pennsylvania, la piloto de helicópteros navales en New Jersey, la ex operativa de la CIA en Virginia, la orgullosa bisexual en Arizona, la primera latina (de 28 años) en Nueva York, la dirigente de la tribu Laguna en Nuevo México. Este “año de las mujeres”, que comenzó con la marcha contra Trump para seguir con el movimiento MeToo, termina coronado de victorias.

“Observar a estas mujeres ha sido un bálsamo en esa herida infectada que significa el Presidente Trump, misógino y racista, quien ha usado su plataforma para amplificar su intolerancia y su fanatismo. No ha sido fácil para ellas ganar en este ambiente en que el poder se concentra en un puñado de hombres blancos. Pero tenemos la esperanza de poder convertir esta democracia en una que de verdad nos represente a todos”, dice la directora de Emily’s List, organización que promueve la entrada de mujeres en política. Agrega que la brecha entre hombres y mujeres en el Congreso se ha convertido un abismo. Es verdad: de los 435 congresistas miembros de la Cámara, nunca ha habido más de 84 mujeres. Sin ley de cuotas, pero sí con un affirmative actionconsensuado, aunque no regulado.

Lo que nos trae a Chile y a nuestra difícil lucha -finalmente ganada-por una ley de cuotas que asegure a las mujeres un 40 por ciento de participación en la oferta electoral de los partidos. Al modificar el sistema electoral de binominal a proporcional, e incorporar las cuotas e incentivos, se logró en 2017 un incremento de 7 puntos, muy superior al 1,6 promedio con los que lentamente se venía avanzando desde 1989. De 15,8% de representantes femeninas se aumentó a 22,6% en la nueva cámara baja (de 19 a 35 diputadas d,e un total de 155) y a 23% en el Senado (de 6 a 10 senadoras, de un total de 43 escaños). Consideramos éste uno de los más valiosos aportes de los movimientos de mujeres, el que además sigue la tendencia de casi todos los países de América Latina.

Nuestras heroínas del 6 de noviembre, en toda su pasión y su diversidad, en toda su intensa convicción de que es posible hacer de su país un territorio amable y acogedor para los marginados, nos representan a todas. Como una de ellas, y desde este lugar al fin del mundo, las abrazo con admiración y cariño, y les aseguro que cuentan con nosotras.