downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Opinión

COLUMNA: La (in) dignidad en la vejez

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Género y educación , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 17 enero , 2020

Por Alejandra Sepúlveda Peñaranda, directora ejecutiva de ComunidadMujer

La precariedad en la vejez no es antojadiza y, en el caso de las mujeres, también responde a roles de género tradicionales. Asegurar una vejez digna es construir un país sano y socialmente sustentable. Ello está en el corazón de la demanda por un nuevo Pacto Social para Chile.

El debate sobre la reforma previsional comenzó esta semana a escribir su capítulo más importante, tras el aumento del Pilar Solidario, los anuncios presidenciales y el trabajo técnico y legislativo para acercar posiciones y llegar, esperamos, a una reforma que concite los acuerdos transversales que la viabilicen. La discusión debe estar a la altura del desafío, teniendo como horizonte el bien común, en un contexto de desconfianza y, a su vez, de gran expectativa social.

Es claro, estamos viviendo más años y la vulnerabilidad en la vejez afecta a gran parte de nuestra población. Se trata de una realidad dolorosa, que es más evidente entre las mujeres, pues en esa etapa se cristaliza una trayectoria marcada por brechas, discriminaciones en el mundo laboral ya conocidas y desventajas estructurales. Si a ello sumamos su edad de jubilación y mayor esperanza de vida, el panorama es desolador, con pensiones contributivas, en promedio, un tercio más bajas que las de los hombres, $186.000 v/s 281.000, respectivamente (Superintendencia de Pensiones, agosto 2019).

COLUMNA: El test de confianza

Publicado por Comunicaciones CM en Institucionales , Noticias destacadas , Prensa Escrita , Fecha 2 enero , 2020

 

Por Mercedes Ducci Budge, presidenta de ComunidadMujer.

Aprobar la paridad para la próxima convención debiera descomprimir el ambiente como una percepción de cambio real. Como inicio de una nueva etapa, la paridad será un signo potentísimo de que estamos dispuestos a confiar”.

Terminó un año sorprendente que se cerró en un punto sideralmente distinto de cómo empezó. Ya se han hecho los balances y aparecen las hipótesis sobre lo que viene. Y si bien todos los sectores esperan cambios, a la mayoría de las personas nos cuesta imaginar cuál será finalmente su signo.

Un cambio que está en el horizonte cercano es la Constitución, partiendo de una hoja en blanco. Nos enfrentamos a una enorme posibilidad que es, también, una gran interrogante. Remar a favor implica confiar en que actuaremos como una sociedad madura, capaz de abandonar las odiosidades y de llegar a consensos. Capaz de dejar de lado consignas vacías y optar por lo que, efectivamente, será mejor para la gran mayoría. Una sociedad dinámica, con visión de futuro y decidida a abrir un amplio acceso a las oportunidades.

Y la demanda por paridad es quizás el mejor barómetro de confianza que ha surgido en estas semanas. Lo que está en cuestión, al fin y al cabo, es si realmente hay disposición a redistribuir el poder. Y eso, la distribución del poder, en la opinión de muchos analistas, es el tema central de este estallido social y el test más duro para determinar si nos estamos moviendo realmente del punto en que todo explotó.

Además de la razón clarísima de reparar una desigualdad, nos hemos jugado a fondo por la paridad porque creemos que es bueno para Chile y una de las grandes palancas de cambio que tenemos. Una palanca que, efectivamente, saca la conversación de la elite homogénea, mayoritariamente masculina, que viene de un puñado de colegios y universidades y, por lo tanto, no ve sus cegueras porque, al margen de sus diferencias, comparte un sentido común básico. Es ese sentido común el que se ha quedado corto, porque a pesar de las buenas intenciones que pueda haber, no ha sabido ponerse en el lugar de las personas que no se sienten escuchadas ni tomadas en cuenta.

Al ampliar la participación de la mitad de la población que está subrepresentada, se provoca un cambio real en la balanza de poder que, además, es transversal. Hoy un 92% de la población lo percibe cuando se declara partidaria de una Constituyente Paritaria, según CADEM. El proyecto aprobado en la Cámara para este fin entra ahora a las Comisiones de Constitución y de Mujer y Equidad de Género del Senado. Ambas, actuando en conjunto, deben llevarlo a la próxima etapa, para que sea aprobado en enero y lleguemos con paridad al 8 de marzo 2020. Ello permitirá que el plebiscito de entrada tenga las reglas del juego claras.

Aprobar la paridad para la próxima convención (constituyente o mixta) debiera descomprimir el ambiente como una percepción de cambio real. De paso, nos permite analizar la forma en que los políticos abordan la irrupción de las mujeres, porque claramente la sociedad va más avanzada que sus líderes en la aceptación de estos cambios. Como inicio de una nueva etapa, la paridad será un signo potentísimo de que estamos dispuestos a confiar.

Columna publicada en La Tercera el jueves 02 de enero de 2020.

COLUMNA: La urgencia política de la paridad

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Mujer y política , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 23 diciembre , 2019

Por Alejandra Sepúlveda Peñaranda, directora ejecutiva de ComunidadMujer

Quienes estamos a favor de la paridad, tenemos la certeza de que se justifica aún más en este proceso excepcional, otorgándole legitimidad. Pero, además, la evidencia muestra que es una vía efectiva para elevar el nivel de la competencia. Por eso, este proceso debe ser mitad hombres, mitad mujeres; o es “con nosotras o no será”.

Chile está más cerca de una nueva Constitución nacida en democracia tras la aprobación en distintas instancias del Congreso del proyecto que habilita el proceso constituyente. Es un momento histórico, impensado antes del estallido social y que, además, concita un amplísimo apoyo ciudadano: 92,4% según la reciente consulta municipal, donde participaron más de dos millones de personas.

Las últimas jornadas han estado marcadas por intensas negociaciones de fuerzas políticas para reunir los quórums necesarios, bajo el apremio de los plazos impuestos por el Servel. Mientras, se ha elevado el conflicto y la demanda en torno a que el órgano que redactará la nueva Carta Magna sea lo más representativo de la sociedad: con paridad de género, escaños reservados para pueblos indígenas e inclusión de independientes.

Columna: Pasar del “no más”, al “quiero”

Publicado por Comunicaciones CM en Liderazgo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 5 diciembre , 2019

Por Mercedes Ducci Budge, presidenta de ComunidadMujer

Llevamos mes y medio de una crisis que nos ha removido profundamente. Cada día nos hace cuestionarnos sobre esta ruptura profunda de nuestra convivencia. Un orden que, para muchos, resultaba gravemente frustrante y que culminó en este estallido. Y, si bien hay acuerdo en la insatisfacción, no existe claridad sobre una visión de futuro que nos guíe y sea ampliamente compartida. Esa es la que deberá ir cobrando forma y ser suficientemente inspiradora como para devolvernos el sentido de comunidad. Pasar del “no más” al “quiero”.

Un paso hacia esa convivencia es alcanzar los acuerdos para iniciar este proceso constitucional que es tan decisivo para nuestro futuro. Un proceso que debe adquirir legitimidad a través de una participación amplia y representativa, en la cual las mujeres tenemos un enorme aporte que hacer. Por eso demandamos nuestro derecho a participar en igualdad de condiciones.

Hoy vemos distintos niveles de radicalización y el doble desafío es avanzar con fuerza en la agenda social y también conquistar la paz que nos permita una convivencia sólida y estable. Las dos cosas a la vez. Por eso se aprecia cada gesto de generosidad y cada esfuerzo por abrir posibilidades.

Es momento de sopesar las expresiones de deslegitimación en contra de todas las instituciones, que las degradan más y más. Hay algo muy amargo en ese ejercicio, que consiste en demonizar al otro y liberarme de asumir mi parte, como un derecho que, sin embargo, en nada nos beneficia ni acerca a una salida.

Abrir conversaciones de posibilidades no tiene que ver con ocultar los problemas ni con ablandar la fiscalización en temas de abusos, corrupción o negligencia, ni con mentir. Tiene que ver con poner los valores humanos por sobre las miserias y mantener las contradicciones en perspectiva. Tiene que ver con buscar sinceramente el bien común y establecer el entendimiento como norma y el conflicto como excepción.

Porque, al contrario, ¿qué pasa cuando las personas reciben sólo mensajes de indefensión e impotencia frente a las amenazas que se ciernen sobre ellas? Más allá de la rabia, ¿qué dirección pueden tomar?

Cuando se escuchan los testimonios en los cabildos y diálogos, nace otro estado de ánimo. Ahí recordamos el poderoso impacto que tienen el lenguaje, las imágenes y las historias que nos contamos, en la visión de futuro que creemos posible. Sentimos la fuerza de la sociedad civil, los brotes de cambios positivos y una base de cohesión que permitirá encontrar caminos.

La propuesta de sociedad democrática y moderna que logremos levantar tendrá una enorme influencia en nuestro destino. Cuán informada y sabia sea esta discusión, va a influir poderosamente en el Chile de mañana.

Es momento de buscar las soluciones innovadoras que nos permitan enfrentar no sólo la deuda atrasada, sino el futuro.

Podemos insistir en las divisiones que nos trajeron adonde estamos. O podemos contribuir a que se expresen las visiones que nos impulsen a avanzar.

Columna original publicada en La Tercera

Declaración Pública | Nueva Constitución: Demandamos Paridad de Género

Publicado por Comunicaciones CM en Institucionales , Liderazgo , Noticias destacadas , Fecha 28 noviembre , 2019

Por ello demandamos que el órgano excepcional que se elija para redactar la nueva Constitución sea paritario en términos de género en el resultado”.

La construcción de la hoja de ruta que llevará a nuestro país a una nueva Constitución vive horas clave. La Comisión Técnica designada por los partidos ya se encuentra trabajando y los líderes políticos negocian los puntos abiertos del acuerdo firmado hace dos semanas.

Lo hemos dicho: los temas de fondo y forma son relevantes en este proceso constituyente. Por ello demandamos que el órgano excepcional que se elija para redactar la nueva Constitución sea paritario en términos de género en el resultado.

En este caso no basta con implementar un mecanismo de cuotas en la competencia, como ocurre con las elecciones parlamentarias en Chile que fue diseñado para un avance gradual de la participación política de las mujeres. Hoy necesitamos que nuestra presencia diversa esté garantizada, porque somos más del 50% de la población y nadie nos va a representar mejor que nosotras mismas. Nuestra experiencia nos dice que la única forma de asegurar que los temas que nos preocupan y nos afectan sean parte del diseño del país que queremos es con una #ConstituciónConMujeres.

Debemos hacer todo lo necesario para que esa paridad, ampliamente deseada y reconocida como justa, se haga realidad. Desde ya ComunidadMujer se compromete a trabajar y contribuir en cada paso del proceso, con miras a lograrlo.

Nuestro llamado, a quienes aún dudan respecto de apoyar los mecanismos que permitan una paridad efectiva, es a cuidar la representatividad democrática, porque la “nueva casa” debe ser de todas y todos. No puede haber un nuevo pacto social sin las mujeres.

ComunidadMujer

28 de noviembre de 2019.-