downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Opinión

“Criar y/o estudiar”: un paper sobre los efectos de las políticas universitarias en las y los estudiantes que están criando

Publicado por Comunicaciones CM en Mujer y trabajo Fecha 30 enero , 2020

 

  • El análisis concluyó que el apoyo en el cuidado de hijos e hijas por parte de estas instituciones aporta a la integración social  y por ende a la permanencia de los y las estudiantes que están criando.

El pasado miércoles 29 de enero, la estudiante de Ciencia Política, Macarena Galaz -y ex alumna de nuestra Escuela de Mujeres Jóvenes Líderes- presentó el paper “Criar y/o estudiar: políticas de Educación Superior Universitaria y sus efectos en la permanencia de estudiantes con hijos e hijas, en el año 2019”, una investigación guiada por Carolina Garrido que trata un tema poco explorado en nuestro país.

Durante un año, Macarena estudió cómo “afecta la respuesta institucional a la permanencia de estudiantes madres y padres en le Educación Superior Universitaria”, analizando el avance de las actuales políticas en dos casas de estudio, para entender de qué manera estas decisiones afectan en la permanencia de los estudiantes que están criando.

Tener hijos/as y estudiar son dos variables complejas de complementar y es un motivo para no estudiar, ya que existe poco apoyo institucional y las alumnas deben abandonar. Esta fue una motivación para Galaz, luego de que una compañera no pudiera seguir estudiando por tener que cuidar a su hijo. “Este es un estudio que busca complementar una realidad que ha sido invisible luego de tantos años de la mujer en la universidad”, dijo. Además, al ser un área poco abordada “este es un trabajo bastante pionero”, como explicó Carolina Garrido.

Para llevar a cabo su investigación, entrevistó a seis padres y madres en profundidad de la Universidad de Chile (UCH) y la Universidad Diego Portales (UDP). La elección de las casas de estudio fue porque la estatal “es reconocida por tener un buen sistema y políticas de apoyo para sus estudiantes con hijos”, mientras que en la privada “no existe mucha ayuda ni empatía para ellos”, explicó Galaz.

Para el estudio consideró la variable de Apoyo al cuidado que se define con la presencia o ausencia de jardín infantil o sala cuna, y la presencia o ausencia de beca para cuidado. La segunda variable es la Flexibilidad. Esta corresponde a la prioridad en la inscripción de asignaturas, la interrupción anticipada de estas, la menor exigencia para la asistencia y la reprogramación de trabajos. La tercera es el pre y post natal junto a permisos especiales. Esta última variable depende de las facilidades para no estar en actividades de riesgo y autorizaciones para ausentarse por el nacimiento, controles médicos obligatorios, enfermedades de la hija o hijo y una hora de alimentación.

Tras responder las variables mencionadas, Galaz concluyó que “el apoyo en el cuidado de hijos e hijas por parte de estas instituciones aporta a la integración social  y por ende a la permanencia” de los estudiantes que están criando. Por ejemplo, la existencia de jardín infantil o sala cuna son relevantes porque sino el factor económico toma protagonismo en el abandono. En este caso sólo la UCH ofrece el servicio.

También notó que la “ausencia de Flexibilidad Académica, incide negativamente en la cantidad de horas de estudio, generando mayor probabilidad de deserción”. En este caso la toma de asignaturas con prioridad es un factor clave para los padres o madres estudiantes. En este caso la UCH brinda la opción, mientras que la UDP depende del ranking.

Por esto, concluyó que la “ausencia de flexibilidad administrativa genera retraso, aumenta el riesgo de no permanencia en estudiantes madres o embarazadas”. En este caso en ambas universidades se considera “corto” el tiempo de post natal y en ambas existe el permiso por enfermedad de un hijo. Peo en la UDP es percibida como deficiente en su aplicación.

Un resultado importante que rescata Macarena Galaz es la relevancia de las políticas de corresponsabilidad entre la alumna o alumno y el centro de estudios para que los estudiantes puedan terminar sus carreras. Porque de lo contrario existe insatisfacción académica y aumenta la deserción.

COLUMNA: La (in) dignidad en la vejez

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Género y educación , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 17 enero , 2020

Por Alejandra Sepúlveda Peñaranda, directora ejecutiva de ComunidadMujer

La precariedad en la vejez no es antojadiza y, en el caso de las mujeres, también responde a roles de género tradicionales. Asegurar una vejez digna es construir un país sano y socialmente sustentable. Ello está en el corazón de la demanda por un nuevo Pacto Social para Chile.

El debate sobre la reforma previsional comenzó esta semana a escribir su capítulo más importante, tras el aumento del Pilar Solidario, los anuncios presidenciales y el trabajo técnico y legislativo para acercar posiciones y llegar, esperamos, a una reforma que concite los acuerdos transversales que la viabilicen. La discusión debe estar a la altura del desafío, teniendo como horizonte el bien común, en un contexto de desconfianza y, a su vez, de gran expectativa social.

Es claro, estamos viviendo más años y la vulnerabilidad en la vejez afecta a gran parte de nuestra población. Se trata de una realidad dolorosa, que es más evidente entre las mujeres, pues en esa etapa se cristaliza una trayectoria marcada por brechas, discriminaciones en el mundo laboral ya conocidas y desventajas estructurales. Si a ello sumamos su edad de jubilación y mayor esperanza de vida, el panorama es desolador, con pensiones contributivas, en promedio, un tercio más bajas que las de los hombres, $186.000 v/s 281.000, respectivamente (Superintendencia de Pensiones, agosto 2019).

COLUMNA: Mujeres e igualdad democrática

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Liderazgo , Mujer y política , Mujer y política , Mujer y trabajo , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 29 agosto , 2019

Por Alejandra Sepúlveda Peñaranda, Directora Ejecutiva de ComunidadMujer

Frente a las que llegan al poder, comencemos a normalizar su presencia diversa y su aporte, sin cuestionar si lo hicieron por “suerte” o “habilidad”. Es hora de que las mujeres habitemos mayoritariamente estos espacios en lo público, donde siempre debimos estar.

Por primera vez una mujer integrará la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados y Diputadas. ¿Qué tiene de particular este nombramiento entre tanta contingencia? Pues que, en este espacio, donde escuchamos hace 15 años solo voces masculinas discutiendo, entre otros, el presupuesto de la nación -una de las principales herramientas políticas de un gobierno para decidir dónde se ponen los recursos y a qué grupos de la población beneficiará-, habrá una voz distinta, que debiera aportar diversidad.

La diputada Sofía Cid (RN), quien además es debutante en el Congreso, integrará, así, la limitada lista de mujeres que ha logrado romper el techo de cristal en política y economía y, seguramente, ya comenzó a sentir el peso de las expectativas sobre su desempeño. Porque, a menudo, a aquellas que representan la excepción se les exige más y se les tolera menos el error. Sobre ellas, en definitiva, recaen sesgos que las mantienen en escrutinio. El caso de la ex Presidenta Bachelet es paradigmático en esto, más allá de las consideraciones para evaluar logros y desaciertos de su gestión.

COLUMNA: Pura ganancia

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Mujer y trabajo , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 30 junio , 2019

Por Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer

Hace pocos días, una de las gigantes de las Telecomunicaciones anunció en Chile que entregará ocho semanas de posnatal masculino, con remuneración completa, a los 1.030 potenciales padres trabajadores de la compañía. Esto es, siete semanas más de lo que estipula la ley que, hasta ahora, obliga al empleador a hacerse cargo de este permiso por el nacimiento de un hijo o hija.

Se trata de un caso excepcional, digno de imitar, en un país donde es difícil pesquisar qué están haciendo las empresas respecto de este descanso legal, actualmente de sólo cinco días, y donde ya sabemos que el Permiso Posnatal Parental (PPP) con cargo del fisco no ha logrado cumplir con una de sus grandes promesas: la corresponsabilidad. La figura de que la madre transfiera al padre un tiempo de su posnatal para estar con el recién nacido se ha transformado en una opción incierta o derechamente imposible: en promedio, al año, se otorgan 100 mil PPP y los traspasados al padre no superan los 224, esto es el 0.23% (SUSESO, 2018).

COLUMNA: Cuando la jefa es mujer

Publicado por Mercedes Ducci en Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 21 abril , 2019

Por Mercedes Ducci Budge, presidenta de ComunidadMujer

Lo común es asumir que el jefe de hogar se define por el mayor aporte económico y eso no siempre es así: en 4 de cada 10 hogares la principal proveedora es una mujer, pero solo en dos tercios es reconocida como jefa”.

Que las mujeres jefas de hogar se hayan duplicado, ¿es una buena o mala noticia? ¿Es ser jefa de hogar un avance para las mujeres? Lo que revela la Encuesta Longitudinal de Primera Infancia (ELPI) es que, si en 2010 las mujeres jefas de hogar eran el 24,2%, en 2017 pasaron a ser el 47,7%. Pero sobre las consecuencias que este aumento tiene, caben las interpretaciones. Y habría que partir por indagar cuándo se considera jefa de hogar a una mujer.

Desde luego la palabra “jefe”, aplicado a la familia, que no es una estructura jerárquica, cubre una gama amplia de situaciones. Cuando al inicio de encuestas como el Censo se nos pregunta “¿Quién es el jefe de hogar?” la persona que responde está definiendo el criterio, porque no hay uno solo.