downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Opinión

¿Por qué las mujeres chilenas son mayoría entre quienes no estudian ni trabajan de manera remunerada?

Publicado por Josefina Court en Institucionales , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas Fecha 13 diciembre , 2017

Fuente: Women Talk

De las 544 mil personas que no estudian ni trabajan en Chile entre 15 y 29 años la mayoría son mujeres de estratos vulnerables. La naturalización de los roles de género tiene un fuerte impacto en esta cifra.

Por Natalia del Campo

72% de jóvenes que no estudian ni trabajan son mujeres, la mayoría hace tareas del hogar o cuida a sus hijos

Publicado por Claudia Yachan en Género y educación , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas Fecha 4 diciembre , 2017

Fuente: El Mercurio

Son conocidos como los “ninis”, porque no estudian ni trabajan remuneradamente, y no es que no hagan nada, pues en su mayoría tienen otras labores diarias. Este grupo se ha reducido significativamente en nuestro país en los últimos 25 años. Si en 1990 el 25% de los jóvenes de entre 15 y 29 años estaba en esta situación, en 2015 el porcentaje se redujo a 12,8%.

Esa es la buena noticia. La mala es que 72% del total de los ninis son mujeres, 395 mil mujeres de 545 mil ninis. Una brecha importante pese a que en 25 años las mujeres ninis se redujeron a la mitad y los hombres subieron 8,4%.

Las razones para no estudiar ni trabajar remuneradamente también difieren entre hombres y mujeres.

Dos tercios de las mujeres ninis tienen una tarea diaria: un grupo esgrime razones de maternidad o embarazo (32,8%) y otro tanto (33,5%) realiza tareas de la casa. Mientras que en los hombres estas actividades disminuyen al 0,5% y 3,5%, respectivamente, y aumentan otras razones como busca trabajo cuando lo necesita o tiene trabajo esporádico. Además, el 17,7% de los hombres ninis dice que no tiene interés en estudiar ni trabajar, argumento que da solo el 4,2% de las mujeres..

Así, las actividades no remuneradas son una barrera mayor para las mujeres que para los hombres, dice Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

“Las mujeres tienen muy pocas posibilidades de pensar en una carrera larga o incluso de hacer una capacitación más corta en oficios, porque están trabajando una jornada completa dentro de la casa. Para los hombres, la barrera de ingreso al mundo laboral es mucho más baja”, asegura. De hecho, si se mide en horas destinadas a labores no renumeradas, las mujeres superan las ocho horas diarias, es decir, casi una jornada completa, y los hombres destinan solo 2,7 horas a estas actividades.

La brecha se mantiene si se analiza por nivel educacional. De todos los hombres que ya cursaron la educación básica, solo el 16,1% es nini versus el 45,1% de mujeres.

“Entre 19 y 24 años está el grueso de los hombres ninis, pero a medida que avanzan en edad terminan involucrándose en el trabajo remunerado. En cambio, en el caso de las mujeres incluso llegando a los 30 años no se incorporan al trabajo remunerado”, dice Nicolás Aros, investigador del Área de Estudios de ComunidadMujer.

Columna: Posnatal parental masculino, No hay derecho (ni deber)

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Mujer y trabajo , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 30 octubre , 2017

Por Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer
Columna publicada en El Mostrador

Sabemos que el postnatal parental no avanzó en una de sus grandes promesas: la promoción de la corresponsabilidad parental. La figura de transferir al padre un tiempo para estar con su hijo/a se ha transformado en una ilusión, más que en una posibilidad cierta, tal como demuestra la ínfima cantidad de hombres que hace uso de este beneficio.

Este mes se cumplen 6 años de la entrada en vigencia del actual Posnatal Parental (PPP), el cual, entre otros, permite a la madre transferir al padre las últimas seis semanas de permiso para el cuidado de su hijo/a.

Qué duda cabe de que este cambio a la legislación ha tenido efectos positivos en los vínculos de apego, dada la posibilidad de estar más tiempo con el niño o niña, prolongar la lactancia y disminuir licencias que en su momento fueron cuestionadas, dada la práctica extendida de alargar -en los hechos- el posnatal para las madres, con un alto costo para el Estado.

Columna: Legislación laboral y corresponsabilidad parental, sombras y luces

Publicado por Eduardo Caamaño en Mujer y trabajo , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 26 octubre , 2017

Por Prof. Dr. Eduardo Caamaño Rojo, PUCV

Todos los derechos que contempla el Código del Trabajo en razón del nacimiento y cuidado de los hijos son de titularidad exclusiva de las mujeres, careciendo los hombres de derechos de cuidado propios, salvo el limitado permiso de 5 días por nacimiento de un hijo.

Desde la dictación de las primeras leyes laborales que reconocieron derechos a las madres trabajadoras hasta la actualidad, el avance y el mejoramiento de su condición ha sido muy significativo. Sin embargo, no es posible sostener aún que exista igualdad efectiva de oportunidades y de derechos entre hombres y mujeres en el trabajo.

En efecto, el principal problema que detenta la actual normativa, más allá de su declaración meramente simbólica y nominal de protección a la “maternidad, paternidad y vida familiar”, es que sigue anclada en el viejo paradigma de “hombre proveedor y mujer cuidadora”, lo que explica que todos los derechos que contempla el Código del Trabajo en razón del nacimiento y cuidado de los hijos son de titularidad exclusiva de las mujeres, careciendo los hombres de derechos de cuidado propios, salvo el limitado permiso de 5 días por nacimiento de un hijo.

Columna: Compartir roles de cuidado es productivo

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Mujer y trabajo , Noticias destacadas , Fecha 4 octubre , 2017

Fuente: La Tercera

La semana pasada la Comisión Nacional de Productividad entregó su informe “Mujeres en el mundo laboral”, con recomendaciones para aumentar y mejorar su participación. El organismo reconoce, así, el beneficio económico y social de impulsar la mayor presencia femenina en el mercado del trabajo, destacando que se trata de un asunto de “bienestar de la ciudadanía”.

Además del informe en sí, que sitúa esta temática a nivel de preocupación nacional, desde ComunidadMujer valoramos que la Comisión haya recogido nuestros diagnósticos y propuestas.

En ese sentido, se plantea como prioridad el impulsar un cambio de paradigma para promover la corresponsabilidad social y parental. Los roles que hombres y mujeres desempeñan en el trabajo y en el ámbito doméstico deben ser equitativos: que la mujer no tenga un papel secundario o derechamente discriminado en lo público, ni el hombre en lo privado. Se trata de una transformación cultural para el logro de una sociedad más igualitaria y sostenible. Un cambio basado en costumbres y prácticas, pero también en lo normativo, en cuanto al reconocimiento de deberes y derechos.

Reiteramos así, como hace la Comisión, la necesidad de reformar el artículo 203 del Código del Trabajo, que hace exigible el derecho a sala cuna solo a mujeres que se desempeñan en empresas con 20 o más trabajadoras. Esta norma opera como impuesto a su contratación, es una barrera de acceso al empleo, causal de desempleo y también justifica, en parte, las enormes brechas salariales.

El derecho a sala cuna, por tanto, debe ser reconocido también para los padres, que son igualmente responsables del cuidado de sus hijos e hijas. El Código Laboral debe hacerse cargo de ello, tomando en cuenta las voces mayoritarias que, desde hace al menos una década, venimos acumulando evidencia y opiniones fundadas al respecto.

Hay coincidencia en las distintas candidaturas presidenciales respecto de que ésta debe ser una de las prioridades de la agenda de género para el próximo gobierno. Confiamos, entonces, que la modificación a la llamada ley de sala cuna logre materializarse en un proyecto que se envíe al Congreso dentro de los primeros 100 días de la próxima administración.

Éste debiera tener amplia acogida en las fuerzas políticas, pero hay temas complejos que pueden demorar la discusión. Uno de ellos es el financiamiento. La Comisión de Productividad propone aumentar el IVA o bien subir la cotización previsional, sin indicar expresamente qué parte de esta alza sería de cargo del empleador y qué parte del trabajador/a.

En ComunidadMujer pensamos que el costo del cuidado de niños y niñas debe ser asumido por todas las partes involucradas, reconociendo que la corresponsabilidad es un asunto social. Pensamos que el mejor esquema de financiamiento es a través de un fondo solidario tripartito donde concurran empresas, Estado y las y los trabajadores, hombres y mujeres, de todas las edades, con o sin hijos-.

Como dice la Comisión liderada por el economista Joseph Ramos, no se trata solo de un asunto de derechos humanos o igualdad de género. Se trata de eficiencia, productividad y crecimiento económico: 900.000 mujeres más en la fuerza de trabajo suponen un aumento del 6% del PIB de Chile.