downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Opinión

COLUMNA: Mujeres e igualdad democrática

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Liderazgo , Mujer y política , Mujer y política , Mujer y trabajo , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 29 agosto , 2019

Por Alejandra Sepúlveda Peñaranda, Directora Ejecutiva de ComunidadMujer

Frente a las que llegan al poder, comencemos a normalizar su presencia diversa y su aporte, sin cuestionar si lo hicieron por “suerte” o “habilidad”. Es hora de que las mujeres habitemos mayoritariamente estos espacios en lo público, donde siempre debimos estar.

Por primera vez una mujer integrará la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados y Diputadas. ¿Qué tiene de particular este nombramiento entre tanta contingencia? Pues que, en este espacio, donde escuchamos hace 15 años solo voces masculinas discutiendo, entre otros, el presupuesto de la nación -una de las principales herramientas políticas de un gobierno para decidir dónde se ponen los recursos y a qué grupos de la población beneficiará-, habrá una voz distinta, que debiera aportar diversidad.

La diputada Sofía Cid (RN), quien además es debutante en el Congreso, integrará, así, la limitada lista de mujeres que ha logrado romper el techo de cristal en política y economía y, seguramente, ya comenzó a sentir el peso de las expectativas sobre su desempeño. Porque, a menudo, a aquellas que representan la excepción se les exige más y se les tolera menos el error. Sobre ellas, en definitiva, recaen sesgos que las mantienen en escrutinio. El caso de la ex Presidenta Bachelet es paradigmático en esto, más allá de las consideraciones para evaluar logros y desaciertos de su gestión.

COLUMNA: Más que un saludo a la bandera

Publicado por Mercedes Ducci en Género y educación , Liderazgo , Mujer y política , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 15 agosto , 2019

Por Mercedes Ducci Budge, presidenta de ComunidadMujer

Queremos una democracia donde la ciudadanía esté mejor representada y donde quepan las diversas experiencias en temas clave como educación, salud, empleo, pobreza y tantos otros que, sabemos, afectan a las mujeres de manera distinta. Queremos, sobre todo, que los espacios se abran y que las niñas sepan que hay un lugar para ellas en la diversidad de ámbitos donde decidan cumplir sus sueños y aportar a la sociedad.

Se vuelve a discutir una ley de cuotas en política mientras, paralelamente, se está cambiando el nombre de la Cámara Baja a Cámara de Diputados y Diputadas: dos procesos importantes y complementarios. Que la Cámara cambie de nombre no es trivial y refleja un cambio social importante: explicita que el rol de representar a la ciudadanía corresponde a hombres y mujeres por igual. Define de otra manera el territorio, reconoce y abre posibilidades.

El lenguaje importa porque, en la práctica, se trató de un espacio mayoritariamente masculino, por mucho tiempo. Justamente por lo natural que ello resultaba es que fue necesario poner cuotas 60/40 para las parlamentarias. Y el efecto fue el esperado: hubo un aumento de la representación femenina. Las cuotas y el lenguaje inclusivo, que revelan el cambio logrado, son parte de la misma evolución.

Hoy debatimos por extender la acción afirmativa a las elecciones municipales y de gobernadores regionales, espacios donde la mitad de la sociedad ha estado absolutamente subrepresentada. Por coherencia, además de por necesidad, con el nuevo proyecto de ley que se discute en el Congreso esperamos que, lo que se logró para el Legislativo, deba regir también para las otras instancias de elección plurinominal a cargos públicos, transversalizando el principio de igualdad en la política.

Una vez que la ley se apruebe, si las listas para consejeros regionales y concejales tienen menos del 40% de candidatos/as del mismo sexo, serán rechazadas por el SERVEL. En eso ha habido acuerdo en la Comisión de Mujeres y Equidad de la Cámara de Diputados y, esta semana, en la Comisión de Gobierno Interior, a la cual asistieron los ministros Blumel y Plá.

Sin embargo, queda por resolver el financiamiento, un tema delicado pero necesario de zanjar si queremos que las mujeres puedan contrarrestar las desventajas con que compiten. Menos acceso a créditos, poco compromiso de sus partidos y, en definitiva, sólo una fracción de lo que reciben sus pares masculinos.

Sabemos que sólo cuando comience a ser habitual verlas en estos espacios, quedarán obsoletos los viejos temores sobre su falta de experiencia y se arraigará el cambio cultural. Ya se ha visto cómo en el resto del mundo la visibilidad de las mujeres en roles de conducción ha hecho que no sea novedad verlas al mando de los grandes organismos internacionales.

Pronto habrá base para hablar de consejeros y consejeras, alcaldes y alcaldesas, concejales y concejalas, porque las proporciones entre hombres y mujeres en esos roles serán más equilibradas. Porque queremos una democracia donde la ciudadanía esté mejor representada y donde quepan las diversas experiencias en temas clave como educación, salud, empleo, pobreza y tantos otros que, sabemos, afectan a las mujeres de manera distinta. Queremos, sobre todo, que los espacios se abran y que las niñas sepan que hay un lugar para ellas en la diversidad de ámbitos donde decidan cumplir sus sueños y aportar a la sociedad.

Columna publicada en Opinión de La Tercera, el jueves 15 de agosto.

COLUMNA: La guagua en el podio

Publicado por Claudia Yachan en Género y educación , Institucionales , Institucionales , Mujer y política , Mujer y política , Mujer y trabajo , Mujer y trabajo , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 24 marzo , 2019

Por Mercedes Ducci Budge, presidenta de ComunidadMujer

Resolver la crisis de cuidado que se avecina no será fácil. En nuestro país debiésemos comenzar por otorgar, de una vez, derechos exclusivos de cuidado a los hombres, posnatal y sala cuna, como hemos venido planteando.

La ministra de la Mujer de Nueva Zelandia, Julie Anne Genter, exponiendo con su guagua en brazos sobre la igualdad de género, fue una de las imágenes icónicas de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW63), que tuvo lugar en la ONU en Nueva York durante estas últimas dos semanas. Antes, la Primera Ministra Jacinda Ardern había sido pionera al llevar a su hija a la misma instancia. Como ella, ya el 2009 la parlamentaria Karla Rubilar y, más tarde, Camila Vallejos, hicieron noticia en Chile por ir a sesionar con sus hijas en brazos.

Unos, al ver las imágenes han dicho y dirán “Es un show. Sin duda, tienen quien cuide a sus hijos y podrían dejarlos en la casa”. Otros pensarán que es una forma de ganar popularidad y mostrarse cercanas.

Opinión: Financiamiento y fomento de mujeres en política

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Mujer y política , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 26 diciembre , 2017

A la luz de los antecedentes expuestos por un reciente reportaje de televisión, ha quedado en evidencia que la mayoría de los partidos políticos incumplen la normativa creada para fomentar la participación política de las mujeres. Los recursos para promover sus liderazgos y presencia en estos espacios no estarían siendo destinados a su propósito y esto es grave.

Son prácticas contrarias al espíritu de la ley, a las demandas de mayor transparencia y probidad, y al camino a seguir para devolver la credibilidad a los partidos políticos y fortalecer la democracia. Es clave aumentar las capacidades de fiscalización y sanción del Servicio Electoral, que hoy juega un rol fundamental en los procesos cívicos y políticos del país.

Los resultados de las elecciones parlamentarias, las primeras con cuotas de género para las candidaturas, han subido la vara de exigencia a los partidos y sus líderes, que hoy debieran superar el cálculo matemático utilitarista e internalizar el principio de paridad de género, actuando con convicción en el apoyo de los liderazgos de las mujeres de sus filas.

Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer

*Carta al Director publicada el 23 de diciembre de 2017 en La Tercera

Columna: La resistencia de los partidos

Publicado por Alejandra Sepúlveda en Mujer y política , Noticias , Noticias destacadas , Fecha 27 enero , 2017

Por Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer 

La nueva ley que sustituye el sistema electoral binominal por uno de carácter proporcional y que fortalece la representatividad del Congreso fue aplaudida inicialmente, al ser vista como una oportunidad de contar con una medida para mejorar los hasta ahora bajos niveles de participación política de mujeres en el Congreso Nacional.  La ley vigente consagra la conformación paritaria (40%-60%) de las listas de candidaturas para legisladores/as y entrega a los partidos políticos y a las candidatas recursos adicionales por la elección de mujeres.

El espíritu de la normativa es generar un cambio social que pasa por una mejor distribución del poder político y avanzar hacia la paridad en el Congreso. Pero la alegría no ha durado mucho y se comienzan a escuchar voces que, por ejemplo, plantean que la ley constituye un “alto riesgo”, pues para los partidos no es una prioridad llevar mujeres, porque históricamente nunca han alcanzado un 20% de candidatas.

También hay quienes aseguran que existen dificultades para convocar a mujeres, sobre todo cuando el mecanismo de elección interna de candidatos no cuadra con el cumplimiento de la normativa. Otros derechamente realizan una interpretación de la ley, planteando que el 40% de candidatas que se exige considera al total de senadores y diputados, y no a cada cámara por separado.