downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Opinión

COLUMNA: Vulnerabilidad de origen

ComunidadMujer FOTO-COLUMNA Género y educación Mujer y trabajo Mujer y trabajo Noticias Noticias destacadas Opinión

Por Mercedes Ducci Budge, presidenta de ComunidadMujer

De algún modo hay que saltar a otra etapa y la pandemia nos está forzando. Una crisis tan dramática como esta no puede pasar en vano. Si vamos a enfrentar todo el sufrimiento que necesariamente trae, al menos utilicemos la oportunidad de aprender que nos ofrece. Conectarnos con esa vulnerabilidad de origen es un camino para reconocer nuestra interdependencia y reconstruirnos como una sociedad capaz de escucharse, de cuidarse unos/as a otros/as y de valorar el aporte de cada cual. Sólo si logramos conectarnos ahora, desde eso que nos hace humanos, podremos enfrentar la otra crisis, la crisis económica y social que pulsa en el trasfondo.

Al llegar a lo más profundo de esta crisis, estallan los miedos, crece la angustia y nos encontramos de frente con nuestra profunda vulnerabilidad. La perspectiva de que los hospitales puedan colapsar y se deba elegir a quién dar prioridad, resulta aterradora. Esta pandemia nos conecta con algo muy profundo de nosotros mismos.

Porque los seres humanos sabemos lo que es la vulnerabilidad, aunque procuremos olvidarlo. Somos la especie que nace más desvalida. Adolf Portmann estimó que la gestación tendría que durar entre 18 y 21 meses, para alcanzar un desarrollo neurológico y cognitivo similar al de los chimpancés. La evolución de nuestro cerebro, para hacernos más inteligentes, hizo que el cráneo creciera. La cabeza no cabría en la pelvis femenina si el desarrollo avanzara más.
Al nacer, nuestra especie no tiene ninguna posibilidad de alimentarse por sí sola ni de procurarse el calor que necesita. Demora un año en ser capaz de caminar. Todo lo que conocemos como experiencia de familia nace de la necesidad de un círculo de amor y protección que nos permite suplir ese desamparo y, en el proceso, eso nos ha hecho humanos.

En este momento de vulnerabilidad profunda, algo hay de esa experiencia de origen. Pero no hay quién pueda darnos seguridad o certezas. Estamos en nuevo territorio. Las mujeres asumen la parte invisible, la demanda aumentada de cuidado de la enorme cantidad de personas que están en casa y que requieren atención, especialmente los niños y los ancianos. También ellas son mayoría entre quienes trabajan en los servicios de salud y en las áreas donde los empleos están siendo más amenazados. La sobrecarga trae un creciente estrés. Aún con ese constante esfuerzo puertas adentro, la violencia se ensaña en muchos hogares y, como sociedad, no logramos dar suficiente apoyo.

El tenor de la política y las redes sociales refleja la frustración frente a la incertidumbre. Los “enemigos” son el foco de la rabia y la hostilidad. Cada día sube la tensión. El miedo nos hace mezquinos. Y cuando más lo necesitamos, no logramos atrapar ese sentimiento de protección, de contar unos con otros, de poder sumar las fortalezas y suplir las debilidades.

Pero de algún modo hay que saltar a otra etapa y la pandemia nos está forzando. Una crisis tan dramática como esta no puede pasar en vano. Si vamos a enfrentar todo el sufrimiento que necesariamente trae, al menos utilicemos la oportunidad de aprender que nos ofrece. Conectarnos con esa vulnerabilidad de origen es un camino para reconocer nuestra interdependencia y reconstruirnos como una sociedad capaz de escucharse, de cuidarse unos/as a otros/as y de valorar el aporte de cada cual. Sólo si logramos conectarnos ahora, desde eso que nos hace humanos, podremos enfrentar la otra crisis, la crisis económica y social que pulsa en el trasfondo.

Columna publicada en La Tercera, el 20 de mayo de 2020.