downloademailfichalinklocationpdf phonepresentacionquotesearch sharevideo

Noticias

ComunidadMujer presenta su última investigación “¿Cuánto aportamos al PIB?”

ComunidadMujer paula-estudio Institucionales Liderazgo Noticias Noticias destacadas
  • El informe inédito en Chile busca estimar el valor económico —determinado por su contribución al Producto Interno Bruto (PIB)— de las tareas de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado (TDCNR) que realizan las personas en Chile, para contribuir al reconocimiento de su aporte al bienestar social y el funcionamiento de la economía del país.

Este lunes, en el marco los actos de conmemoración del Día Internacional de la Mujer, ComunidadMujer presentó su más reciente investigación, “¿Cuánto aportamos al PIB? Primer Estudio Nacional de Valoración Económica del Trabajo Doméstico y de Cuidado No Remunerado en Chile”.La actividad se llevó a cabo al mediodía en el Centro de Conferencias SOFOFA (Av. Andrés Bello 2777, Las Condes) con la participación de altos representantes de la sociedad civil y de organismos internacionales, del mundo empresarial, academia, mujeres destacadas, autoridades, líderes sociales y de opinión de diversos ámbitos del quehacer nacional e internacional.

El estudio fue analizado en un panel de conversación integrado por: Marcela Ríos, representante residente asistente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Chile, Fabio Bertranou, Director Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el Cono Sur de América Latina y Alejandra Mizala, economista y directora del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universidad de Chile (CIAE).

Este informe inédito en Chile buscó estimar el valor económico —determinado por su contribución al Producto Interno Bruto (PIB)— de las tareas de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado (TDCNR) que realizan hombres y, sobre todo, las mujeres en Chile.

Se trata de un estudio pionero en su tipo, de carácter cuantitativo, alcance descriptivo y fuerte perspectiva de género que, a través del análisis de estadísticas oficiales, permite visibilizar el aporte a la economía y al desarrollo del país del trabajo no remunerado realizado dentro de los hogares. Así, busca contribuir a que se reconozca su peso real en el bienestar social y el funcionamiento de la economía. La iniciativa fue desarrollada en el marco de Juntas en Acción, plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres cofinanciada por la Unión Europea.

Resultados del informe
Para determinar el valor económico del TDCNR se usaron tres fuentes —ENUT, Casen y el PIB— todas de 2015 para hacerlas comparables. Asimismo, se utilizó el cuerpo metodológico con mayor grado de consenso internacional: el Costo de Reemplazo Especializado. En los anexos, además, se dejó constancia de dos estimaciones alternativas: Costo de Reemplazo General y Costo de Oportunidad.

Al aplicar la metodología indicada, los resultados que arroja el informe confirman la gran importancia que tiene el TDCNR tanto en el uso del tiempo, como en términos monetarios. Se revela, en primer lugar, que, del total de horas de trabajo productivo, la mayor proporción corresponde al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado (53%) y que, a diferencia de las otras actividades es desarrollado mayoritariamente por mujeres (71%).

También se indica que los quehaceres del hogar constituyen la dimensión con más peso (65,9%) del trabajo doméstico y de cuidado. De ese trabajo, la “Preparación y servicio de comida” (23,9%) y la “Limpieza de la vivienda” (15,9%) son las actividades que concentran el mayor número de horas de trabajo no remunerado en la población de 15 años o más.

Otro resultado altamente relevante es que, según las estimaciones, el valor económico del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado alcanzó a 44.492 mil millones de pesos en 2015, año en que el PIB Ampliado fue de 204 mil millones de pesos, es decir, un 28% más que el PIB corriente a esa fecha. Se puede decir, por lo tanto, que el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado equivale al 22% del PIB Ampliado, lo que supera la contribución de todas las otras ramas de actividad económica. A modo de ejemplo, tiene casi el doble de importancia económica que el valor de los “Servicios financieros y empresariales” (11,8%), corresponde a cuatro veces lo que aporta “Construcción” (5,1%) y casi ocho veces lo del sector “Agropecuario, Silvícola y de Pesca” (2.8%).

A través de estos datos el informe pone en evidencia un hecho fundamental: “El gran peso del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado en la economía no se condice con la poca valoración social que tiene, con la carencia de herramientas adecuadas para medirlo, con la ausencia de políticas para mejorar las condiciones en que se realiza ni con la falta de esfuerzos destinados a desproveerlo de los sesgos de género que aún imperan”, indicó Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

“A lo largo del tiempo, la persistencia de la tradicional división sexual del trabajo, es decir mujer cuidadora-hombre proveedor, y de patrones culturales que subvaloran lo femenino, ha llevado a la invisibilización de la enorme carga que llevan las y los responsables de los quehaceres domésticos y del valor que eso tiene para el desarrollo de las sociedades. Hoy las mujeres siguen siendo quienes se hacen cargo de la crianza de los hijos/as, del cuidado de personas dependientes y de los quehaceres de la casa. Y esto se da, aunque vivan con otro adulto capaz de compartir esas tareas e incluso cuando son activas en el mercado laboral”, agregó la directora de Estudios de ComunidadMujer, Paula Poblete.

Así, el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado se configura como una de las brechas de género más invisibles y que a la vez más inciden en las oportunidades de acceso y desarrollo en el mundo laboral por parte de las mujeres. “Entender su valor económico y sus implicancias es del todo relevante para la ruta de cambios normativos y de transformación cultural que hay que hacer. En este año crucial para nuestro país, creímos que era vital aportar a este proceso con propuestas que contribuyeran a dibujar un horizonte de futuro. Este estudio que presentamos hoy, entrega una nueva perspectiva sobre cómo valorar y reconocer el trabajo no remunerado e integrar esas consideraciones en las políticas públicas”, planteó Mercedes Ducci, presidenta de ComunidadMujer.

La Embajadora de la Unión Europea (UE) en Chile, Stella Zervoudaki afirmó en la ceremonia que “En la UE, tenemos la certeza de que la plena participación de las mujeres en la economía abre nuevos caminos para la innovación y el crecimiento. Las certezas tienen que comprobarse con datos concretos, que aporten al diseño de políticas públicas. Esa es la razón por la cual la UE cofinancia la Plataforma Juntas en Acción. El estudio en el marco de esta plataforma permitirá avanzar hacia una mayor equidad de género y reconocimiento del trabajo de las mujeres”.

ComunidadMujer 49644687443_b56c820997_c Institucionales Liderazgo Noticias Noticias destacadas